Momento remember: Foca intenta cepillarse a pingüino

Por petición de un amigo voy a rescatar aquí uno de los posts más exitosos de mi blog antiguo allá por mayo del 2008. Sí, ya sé que podría haber puesto un link en vez de usar un copy-paste, pero mira, me ha dado por ahí. Espero que guste ahora tanto como entonces, yo por lo menos me he reído bastante al recordarlo :).

Ahí va:

Una foca intenta cepillarse a un pingüino

foca intenta cepillarse a pingüino

Pues sí, el mundo está loco… y no lo digo porque a la pobre foca en un calentón le diera por cepillarse al pingüino, no señor. Todos sabemos que los pingüinos son unos provocadores, siempre tan arregladitos y vestidos “de fiesta”… pues eso, al final pasa lo que pasa y la foca quiere marcha.

Como decía, lo que sorprende no es lo de la foca sino que los científicos que observaron el incidente manifestaron sorprendidísimos que se trata del caso más insólito que habían presenciado en el mundo de los mamíferos… lo que me hace pensar qeu los científicos serían bastante chungos porque hasta los niños pequeños saben (bueno, quizá los de la ESO ya no) que el ser humano es un mamífero y en todos los pueblos de España se conocen casos (aunque no descarto que muchos sean mitos) de relaciones entre humanos y X (cada cual que ponga su X favorita).

Pues bien, los científicos en cuestión, después de cubrirse de gloria con la primera frasecita se atrevieron a añadir que no sabían aún cuál es la razón para que la foca quisiera copular con el pingüino y especulaban que tal vez se debía a la inexperiencia de la foca, muy joven aún… pero vamos a ver, ¿esta gente es que no ha tenido juventud?, ¿no han salido del laboratorio nunca?… porque todos los machos hemos tenido una época en la adolescencia en la que nos ponían enfermo todas las hembras… y muchas eran, sin duda, mucho más feas que el pingüino en cuestión y me atrevería a decir que de otras especies distintas a la humana.

Ya para acabar con las frases míticas, soltaron “al principio pensamos que la foca mataba al pingüino”… mira, ahí casi aciertan, porque quería matarlo… a polvos.

En fin, para los amantes de los animales os digo que no sufráis, que por lo visto, aunque la foca insistió durante 45 minutos, al final no consiguió su objetivo (por la inexperiencia digo yo…) y se echó al agua a nadar… vamos, la típica ducha fría post-calentón.

Conclusión, hoy he descubierto que los científicos en cuestión no tienen ni guarra y que las focas se parecen a los hombres más de lo que pensaba.

Si alguien quiere ver la noticia completa, os pongo el link.

, ,